Kilómetro Lanzado

Por 7 noviembre, 2016reportajes y viajes
sanna-en-accion

¿Qué es el Speed Skiing o Kilómetro lanzado?

El Kilómetro lanzado es el deporte no motorizado más rápido de la tierra.
Consiste en realizar una bajada recta por una pista de extrema inclinación, algunas pistas llegan a superar el 120% o los 50° de pendiente.
Se acelera de 0-100m. en 3,4 segundos llegando a superar las velocidades de caída libre.
La máxima velocidad a la que baja un buen esquiador es de unos 100/120 km/h. En los descensos más radicales de la Copa del Mundo de esquí alpino, se han llegado a alcanzar 140 km/h. En el caso del esquí de velocidad, en las competiciones se alcanza los 160 km/h en las primeras mangas.
En las competiciones se parte de una altura determinada de la pista y posteriormente se va subiendo por la pendiente una media de 30/50 metros en cada ronda, dependiendo de la inclinación y longitud de la pista. En cada ronda se agrega la posibilidad de alcanzar una velocidad de 20 km/h más aproximadamente. Al día se realizan 2 o 3 rondas. La competición consiste en pasar, lo mas rápido posible, entre dos células separadas entre si 100 metros que se encuentran en el último tramo de la pendiente.
Las pistas más importantes, y en las únicas que se sobrepasan los 200 km/h, son: Verbier (Suiza);Vars y Les Arcs (Francia) donde se han repartido en los últimos años los récords de velocidad, muy especialmente en Les Arcs, en donde la sueca Sanna Tidstrand consiguió bajar a 242,59 km/h y el Italiano Simone Origone a 251,4 km/h, ambos en abril de 2006.
También son importantes: Cervinia (Italia); Sun Peaks (Canadá); Hundfjället (Suecia); Salla (Finlancia); Goldeck, Bad Mitterndorf y Loser (Austria).

 

Estas velocidades sobrehumanas se consiguen con unas condiciones de viento nulas, una nieve perfecta (aunque parece increíblemente es la nieve primavera), material muy elaborado, aerodinámico y acoplado a cada uno, y en una pista larga, inclinada y que esté lisa como un cristal.
Lo más importante es mantener una posición aerodinámica durante toda la bajada.
Estos corredores pasan sus horas en el túnel de viento, pero ahí están parados y en horizontal. La situación real es más complicada: se encuentran descendiendo en una superficie muy inclinada (no en plano como en el túnel de viento) a toda velocidad, donde aún les queda el mucho recorrido hasta el final.
El viento les hecha hacia atrás por lo que la posición aerodinámica que es muy baja, y ocasiona el no tener recorrido en las piernas para amortiguar cualquier obstáculo por minúsculo que sea, subir unos centímetros su posición significa perder un montón de velocidad. Los esquís deben ir lo más planos posible, y casi nunca van rectos, sino que se encuentran pivotando, por lo que transmite una tremenda inseguridad,
En las pistas con mayor inclinación, se llega a acelerar de 0 a 200 km/h en poco más de 6 segundos.

Aunque pensemos que es una temeridad el record de 251,4 km/h, acercarse a esta velocidad es más posible de lo que parece. Más de 10 corredores de aquella competición alcanzaron velocidades por encima de los 240 km/h, con lo cual, a buen seguro, ese record será superado.

Deja un comentario