Los trenes turísticos de FGC cierran noviembre batiendo récords

Por 9 diciembre, 2017reportajes y viajes
TRENESFGCWEB

El Cremallera y los Funiculares de Montserrat baten su récord histórico con más de 1.1 millones de viajeros, un 22% más que el año anterior

El Tren del Ciment ha cerrado su mejor temporada con 26.821 visitantes, esto significa un aumento de más del 18%

Los viajes en tren pueden despertar un interés especial, ya sea porque se quiere llegar a algún lugar o porque el tren, en sí mismo, supone una auténtica experiencia. En el caso de los trenes turísticos del Grup FGC existen opciones de los dos tipos, de hecho también la suma de ambos.

 

Trenes con destines históricos

Rodeado de historia, arte, leyendas y unas espectaculares panorámicas de la montaña se encuentra el Santuario del Montserrat y sus icónicos transportes: el Cremallera de Montserrat, y los funiculares de Sant Joan y la Santa Cova. Este año, el Cremallera de Montserrat y sus funiculares baten su récord histórico con 1.145.431 viajeros, lo que supone un aumento del 22% respecto a la temporada pasada a falta de uno más para el cierre del año. El Cremallera transporta clientes de todo el mundo y trabajadores, que suben diariamente hasta el Santuario, que comparten 15 minutos de trayecto de vistas inmejorables.

El mismo caso se encuentra en Vall de Núria, donde llega el Cremallera de Núria. El único medio de transporte con el que se puede acceder y que garantiza la preservación de la salud medioambiental del valle. El cremallera de Núria inicia el trayecto en Ribes de Freser y recorre 12,5 km superando un desnivel de más de 1.000 metros. Con un carácter singular, el cremallera hace posible disfrutar cómodamente de la belleza y la espectacularidad del paisaje que atraviesa el Parque Natural de les Capçaleres del Ter i del Freser. A falta de un más para el cierre de la temporada, el Cremallera de Núria ha transportado un 3% más de visitantes llegando hasta los 286.307 viajeros.

 

Trenes de experiencia

Hay trenes que por sí mismos ya son el destino, este es el caso del Tren del Ciment y el Tren dels Llacs.

En el primer caso existe la ruta del Tren del Ciment o Ferrocarril Turístico del Alt Llobregat, un trayecto que comienza en las afueras de La Pobla de Lillet (Barcelona) y hace el recorrido que históricamente unía la antigua fábrica de cemento Asland de Castellar de n’Hug con Guardiola de Berguedà. El Tren del Ciment ha cerrado su mejor temporada con 26.821 visitantes, esto significa un aumento de más del 18%.

 

Con más de 100 años de historia, el trayecto tiene un recorrido de 3,5 kilómetros y para en el centro de La Pobla, en los Jardines de Ca l’Artigas, una de las obras más desconocidas de Antoni Gaudí, y por último el museo del cemento Museo Asland, que permite recorrer la historia y las galerías de la antigua industria.

 

En cuanto al Tren dels Llacs se trata de un tren con una locomotora histórica que atraviesa un territorio único. El tiempo se para el Tren dels Llacs. Desde la primavera hasta el otoño, las locomotoras históricas y los vagones de época hacen devolver la nostalgia y las sensaciones de épocas lejanas. El itinerario comienza en Lleida y llega hasta la Pobla de Segur, eso sí, atravesando 41 túneles, 31 puentes de una belleza exuberante y 4 grandes lagos. Por su ventana se pueden observar los cimientos de Sant Antoni, Terradets, Camarasa y Sant Llorenç de Montgai.

El Tren dels Llacs ha cerrado su novena temporada manteniendo las buenas cifras del año anterior. En 2016, el registro fue de 7.213 pasajeros y una ocupación del 99,08%. Este año el tren ha recibido la visita de 7.258 viajeros y 330 más que han hecho trayecto encima de un tren panorámico, una nueva opción que hace posible que los viajeros disfruten de unas vistas extraordinarias con la máxima comodidad y confort, gracias a los cristales panorámicos. Todo, con una ocupación de más del 99%.

 

Deja un comentario