Histórico triunfo del golf español con la victoria Jon Rahm en el Open USA

publicado en: Actualidad | 0

Su vuelta final, coronada con birdies al 17 y 18, le lleva a su primera victoria en un Grande

.Nunca un español había ganado el US Open, y lo ha hecho Jon Rahm ofreciendo un espectáculo maravilloso en la jornada final culminado por dos birdies que ya forman parte de nuestra historia.

.Este nuevo hito en su carrera llega exactamente cinco años después de dar el paso al profesionalismo. Un lustro le ha bastado a Jon para convertirse en un icono del deporte español.

Un 21 de junio, exactamente cinco años después de acceder al profesionalismo, Jon Rahm ha subido un escalón más en su meteórica carrera hacia las más altas cotas del deporte español. Lo ha hecho ganando la 121ª edición del US Open, su primer Grande, con una ronda final absolutamente memorable coronada con dos birdies al alcance de muy pocos golfistas, y no sólo de su tiempo.

Nunca un español había ganado este mítico torneo fundado en 1895, y ha tenido que hacerlo un chico que está consiguiendo lo que sólo está en la mano de los más grandes: transcender no sólo en su deporte. Jon Rahm ha dado esta madrugada el paso definitivo para convertirse en un icono del deporte español. Y lo ha hecho como él hace las cosas, a lo grande.

La ronda final de Jon en Torrey Pines -¡caray, cómo se le da este campo!-, fue de un disfrute maravilloso para el aficionado parcial. Para el español y para todo aquel que se identifica con la ambición bien entendida de este chicarrón de 26 años que hace algo más de una década dejó su Barrika natal para emprender en la Escuela Nacional Blume de Madrid un viaje maravilloso.

Un viaje que hizo parada en Arizona, posteriormente en Irlanda, Dubai, vuelta a Madrid,… y que a cada tramo parece más apasionante. Pero devolvamos el foco a lo acontecido en esta cuarta jornada. Jon Rahm, que salía a tres golpes de un trío compuesto por Mackenzie Hughes, Russell Henley y el más reputado de todos, el sudafricano Louis Oosthuizen, arrancó su vuelta como debe hacerlo un aspirante con ganas de baile: con dos birdies en los dos primeros hoyos.

Dos hierros maravillosos le regalaron esas dos primeras opciones de birdie que no dejó escapar. Luego llegaron un bogey al 4, el único de su ronda, y otro birdie al 9. Para entonces ya estaba más que asentado en un vagón de cabeza del que se fueron bajando Brooks Koepka (-2) o Rory McIlroy (-1), lastrado por una secuencia bogey-doble bogey en el 11 y 12 de la que no se recuperó.

Birdies, puños, rabia y triunfo

Ya situados en el escenario, vayamos al momento estelar de la madrugada en España, esas dos obras de arte de Jon Rahm en los hoyos finales, en ese tramo en el que los nervios agarrotan las manos. A los mortales, decimos, porque Jon no acusó ni un ápice esa presión; todo lo contrario, se creció hasta multiplicar por dos sus 188 centímetros. O por tres.

En el 17 se dejó un putt en ligera caída que resolvió con una caricia sutil que enloqueció al personal casi tanto como a él mismo, que lo celebró con rabia. No era para menos: con ese birdie se situaba en -5 y daba caza en la cabeza a un Louis Oosthuizen que tras atesorar dos golpes de renta comenzaba a sufrir.

Minutos después y tras pasar por búnker, Jon Rahm completaba su gran vuelta de 67 golpes (las tres anteriores fueron de 69, 70 y 72 golpes) con otro putt de unos seis metros que hacía estallar a la grada principal que rodeaba el 18. Jon, puño en alto y ojos inyectados en sangre, sabía que su trabajo ya estaba hecho (y maravillosamente hecho). Solo quedaba ir a casa club, pegarse a la tele y esperar con Kelley y el pequeño Kepa, que aguardaban a pie de green junto a su padre Edorta (¿se les ocurre una manera mejor de celebrar el Father’s Day americano?).

Mientras las redes sociales iban soltando mensajes mezcla de incredulidad, admiración y alegría -de Phil Mickelson, de Tony Finau, de Fátima Fernández, de Carlos Sainz Jr., de Gerard Piqué,…-, a Louis Oosthuizen, constituido en ‘el otro aspirante’, le quedaba la ardua tarea de intentar calmar a ese ciclón llamado Jon Rahm.

Lo intentó salvando algún par, pero su momento parecía haber pasado. El bogey al 17 dejaba sus opciones pendiendo de un hilo; debía hacer el eagle en el 18 para salir a play off y conservar sus posibilidades de acompañar en sus vitrinas a la jarra de clarete obtenida en 2010. Pero era el día marcado en rojo para que Jon Rahm inaugurase la que, esperemos, sea una colección de Grandes. Y contra el destino no se puede hacer nada.

Sensacional final de Sergio García

Esta cuarta y decisiva jornada comenzó de buena manera para los intereses españoles gracias al buen regusto que dejó la ronda final de Sergio García (+2). Tras dos rondas intermedias algo grises (74 y 73 golpes), se desquitó con un 68 que le hacía saltar veinticinco puestos en la clasificación.

Decimonovena plaza final para el castellonense, un resultado que endulza unas últimas semanas complicadas, y quincuagésima para Rafael Cabrera (+8), que cerró la semana con 74 golpes. Su gran inicio (68) no encontró continuidad en las jornadas posteriores, pero en cualquier caso su paso por el torneo, al que accedió a través de una de las previas, ha dejado notas muy positivas.

Seguir en las redes: