El fútbol y la natación son los deportes olímpicos más valorados por las familias y por los niños

publicado en: Actualidad | 0

El deporte es fundamental para el desarrollo de los más pequeños y el 98% de los padres es consciente al considerarlo clave en su crecimiento. Príncipe ha elaborado un estudio sobre la relación entre el deporte y el desarrollo cognitivo, social y emocional de los niños. Los datos reflejan que el fútbol (44%) y la natación (37%) son los deportes preferidos por los niños

El deporte es cada vez más importante para los españoles,  especialmente porque, además de los beneficios del ejercicio físico, transmite valores esenciales como el respeto, el trabajo en equipo, el compañerismo o la disciplina, entre otros. En este sentido, Príncipe, la reconocida marca de galletas perteneciente a Mondelēz International, Inc. (NASDAQ: MDLZ), destaca los resultados de su estudio[1], donde se muestra la percepción que tienen los padres alrededor del desarrollo cognitivo de muchos de los principales deportes olímpicos. En efecto, el 98% de los padres considera que el deporte es clave en el desarrollo cognitivo y socioemocional de sus hijos.

Aunque no lo parezca, el estudio también revela que los niños dedican más tiempo a practicar deporte que al uso de pantallas con fines recreativos (9 horas semanales frente a 7,5), esta tendencia se invierte a partir de los 10 años.

Por esto, es fundamental fomentar la práctica del deporte, y qué mejor que disfrutar con ellos viendo los Juegos Olímpicos para que conozcan las diferentes posibilidades que tienen y descubran los deportes que más les gustan.

“El propósito de Príncipe es que los niños disfruten de su infancia, para lo cual el juego y la actividad física son esenciales al proporcionarles experiencias gratificantes. Queremos seguir impulsando el desarrollo de un deporte que, además de ser clave para las familias y el desarrollo de los más jóvenes como indica este estudio, transmite valores tan necesarios en nuestro día a día como el compañerismo, el trabajo en equipo o el esfuerzo”, comenta Filipe Salsinha, director de la categoría de galletas para Mondelēz International Iberia.

Estos son los deportes olímpicos que, según la encuesta elaborada por Ipsos y la psicóloga Silvia Álava, contribuyen más al desarrollo de los más pequeños. Además de las ventajas para el bienestar físico y psicológico, cada deporte incide en desarrollar ciertas habilidades:

Baloncesto, atletismo, tenis y gimnasia. Estos deportes tan populares fomentan en concreto la velocidad de reacción, la capacidad de atención y planificación, el control de impulsos, la toma de decisiones y la resolución de problemas.

Natación y ciclismo. Son dos deportes en auge en los últimos tiempos, especialmente durante la época estival pues tanto niños como adultos pueden practicarlos con más facilidad. De hecho, la natación, según el estudio, es junto al fútbol el deporte que más practican los niños (4 de cada 10). Respecto al ciclismo, al ofrecer libertad de movimiento tanto en lugares de montaña como de carretera, es muy valorada tras la pandemia. En general, los padres creen que estos deportes contribuyen al desarrollo de la comprensión emocional.

Rugby. Por su parte, el rugby sigue ganando más adeptos cada vez porque fomenta el desarrollo de las habilidades sociales y el reconocimiento de las emociones, claves para logar el equilibrio. “Los deportes grupales son un excelente potenciador de las habilidades sociales. Los niños hacen amigos en los entrenamientos y es importante fomentar esas amistades, además de aprender a relacionarse con ellos. Los equipos deportivos son un entorno excelente para que los niños adquieran esas habilidades sociales“, puntualiza la psicóloga Silvia Álava.  

Fútbol. Es, sin duda,  el deporte más practicado. Según el estudio de Príncipe, un 44% de los niños lo practica con una frecuencia de casi 3 días por semana. Destaca por la transmisión de valores relacionados con el trabajo en equipo y el esfuerzo, la amistad, la cooperación y la disciplina. Todo ello ejerce una gran influencia positiva en el desarrollo de las habilidades sociales y en la resolución de problemas al fomentar la velocidad de reacción y la comprensión emocional.

En definitiva, tal y como explica la experta Silvia Álava: “La actividad física y la práctica deportiva cuentan con sobrada evidencia científica de su importancia en el correcto desarrollo infantil. A todos los niveles: social, cognitivo y emocional. Con ellas trabajan la psicomotricidad, la coordinación, el control de la inhibición, las destrezas finas, la memoria, la toma de decisiones, la resolución de problemas…, capacidades todas fundamentales para conseguir un correcto equilibrio emocional, ayudándoles incluso en un futuro a nivel laboral”.

Seguir en las redes: